martes, 12 de mayo de 2015

Que mi corazón es mio, pero los latidos son por ti.

Cada día al amanecer se iba de mi cama y es por eso que la cuidaba cada noche. Nuestras noches no solo se basan en pasión sino en sentimiento. Ese sentimiento que era capaz de expresar solo durante horas. 
Cuando venías y con voz pequeña me decías: "Estoy cansada". Yo siempre te tumbaba y te empezaba a tocar la cabeza. Sabía que eso te tranquilizaba y te consolaba. Seguidamente te susurraba que el día de mañana sería mejor. Notaba tu pelo sedoso y a estas horas del anochecer, seguía brillando. 
Tú hermosura no descendía a pesar de estar dormida, es más, tú rostro mostraba aquella niña infantil que algún día fuiste. 
Te aseguro que me quedaba noches y noches observándote, no me importaba pasar sueño si lo hacía por ti.  Lo peor de todo, era el amanecer, en el cual con un simple beso te despedías de mi.
Durante todo el día lo único que deseaba era estar contigo y poder oler ese perfume sensual. Ese perfume que recorría mi nariz y que lo olía a todas horas.

4 comentarios:

  1. Que bonito. Que bonito es el sentimiento de tener a alguien, pero a la vez que mal nos sienta tener que decir adiós a esa persona.

    ResponderEliminar
  2. Porque escribes taaaaan bonito? Esta entrada me encanta, refleja un bello amor
    Un besito guapita :)

    ResponderEliminar